PIDE TU CITA AHORA
PIDE TU CITA AHORA
91 755 85 85

626 475 299

O déjanos tus datos y nos pondremos en contacto lo antes posible:
  • Los datos de contacto facilitados por usted se incorporarán a la base de datos de clientes/potenciales clientes de PROYECTOS EMPRESARIALES ALGARVE S.L. Doy mi consentimiento para el tratamiento de mis datos para concertar una cita y/o recibir información sobre tratamientos y/o productos capilares. Responsable del fichero: PROYECTOS EMPRESARIALES ALGARVE S.L. Finalidad: nuestra mutua relación comercial y promoción. Base jurídica: Consentimiento. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: Acceso, oposición, rectificación, cancelación, portabilidad y limitación. Si quiere saber más, le recomendamos leer nuestra Política de Privacidad
  • 1 + 4 =
  • Error

Capilárea 8 de abril de 2016

Mujer con Alopecia Androgenética

Como ya hemos mencionado en anteriores post, esa vieja creencia de que la calvicie era sólo cosa de hombres, ha pasado a la historia. Alopecia Androgenética, Alopecia Areata, Efluvio Telógeno… Las cifras hablan por sí solas: según aseguran los expertos, más de 50% de las mujeres en España sufre algún problema de alopecia o caída del cabello a lo largo de su vida.

 

¿Y cómo notamos que podemos estar ante un problema capilar importante? Como siempre, el diagnóstico, saber cuál es la causa de esta caída es la clave para poder ponerle remedio y encontrar a tiempo la mejor solución para seguir manteniendo nuestra melena sana y bonita.

 

Hay mujeres que van viendo cómo su pelo cada vez tiene menos grosor, cómo su coleta cada vez es más fina y cómo el cuero cabelludo empieza a hacerse más y más visible según pasa el tiempo. Encontramos cada vez más pelo en nuestro cepillo, en la almohada… “Es la edad”, una frase muy común que solemos oír. ¡Nada más lejos de la realidad! Es importante aclarar que la edad no influye directamente en nuestro cabello. Que vayamos cumpliendo años no significa que tengamos que ir pendiendo pelo. No tenemos por qué asumir que, llegadas a una cierta edad, nos tengamos que ver sin pelo o con un cabello cada vez más fino y escaso… ¿Por qué asumir perder nuestra imagen si podemos evitarlo?

 

Normalmente, los cambios hormonales que sufrimos las mujeres a lo largo de nuestra vida (adolescencia, embarazos y partos, menopausia) suelen propiciar una mayor caída del cabello. Otras veces, la pérdida de nuestro pelo tiene que ver más bien con ciertas patologías (problemas tiroideos, endocrinos, ginecológicos, depresión, estrés, ansiedad, dietas inapropiadas y carentes de proteínas y vitaminas, etc.).

 

Pero en un porcentaje grande de los casos, la genética también influye, dando lugar así a uno de los problemas capilares que más afecta a las mujeres hoy en día: la Alopecia Androgenética. Se trata de un tipo concreto de alopecia provocada por la acción de las hormonas masculinas (conocidas como andrógenos) sobre nuestros folículos pilosos. Estas hormonas van atacando, miniaturizando y debilitando constantemente al folículo hasta que consiguen acabar con él y con su capacidad para producir pelo. Esto ocurre tanto en hombres como mujeres y su causa es genética.

Escala Norwood Hamilton de Capilárea que muestra las fases de Alopecia Androgenética masculina

 

Lo que sí es distinto en el caso de un hombre y una mujer con Alopecia Androgenética es la forma en la que se manifiesta este problema capilar. Mientras en el hombre afecta sobre todo al cabello de la parte frontal de la cabeza (lo que llamamos entradas) y llega hasta la parte central o superior de la cabeza (o coronilla), la mujer va perdiendo densidad en la zona superior, manteniéndose la primera línea de pelo. Es decir, en las mujeres no se suelen dar las entradas, sino que es una perdida difusa del cabello que hace que nuestro cuero cabelludo empiece a ser más evidente, aunque no notemos una caída abundante, sino que lo vamos perdiendo poco a poco, casi casi sin darnos cuenta, hasta que un día nos percatamos de cómo nuestro cabello se ha vuelto más fino y menos denso.

Escala Ludwig de la Clínica Capilárea que muestra las distintas fases de la Alopecia Androgenética femenina

 

Alopecia Androgenética y Efluvio. ¿En qué se diferencian?

 

Pero no hay que confundir una posible Alopecia Androgenética con un Efluvio, algo que en ocasiones suele tender a considerarse similar, y no es así. En el caso de la Alopecia Androgenética, las mujeres suelen describir la sensación que tienen “como si el cabello fuera desapareciendo poco a poco”, mientras que si estamos ante un Efluvio notaremos una caída abundante de nuestro pelo en poco tiempo.

 

Vamos a ver cuáles seria entonces la forma de diferenciar estas dos patologías:

 

Efluvio

Lo podemos definir como una caída difusa por todo el cuero cabelludo pero más abundante de la que se da en una Alopecia Androgenética. Si se convierte en un problema crónico, la falta de cabello afecta a todo el cuero cabelludo, incluidos también los laterales. Se puede relacionar con múltiples causas:

 

-Al inicio o al interrumpir los anticonceptivos hormonales.

-Tras algunas cirugías.

-Al seguir ciertas dietas hipocalóricas excesivas.

-Como consecuencia de infecciones agudas y fiebre alta, hemorragias.

-Por la ingesta de fármacos anticoagulantes.

-Tras períodos de estrés, ansiedad, Depresión.

-En momentos puntuales y cambios hormonales como el postparto.

-Por estar expuesto a radiación ultravioleta, etc.

 

Alopecia Androgenética

 

Como hemos visto antes, este tipo de Alopecia está causada por la acción de los andrógenos u hormonas masculinas sobre el folículo piloso, hasta que éste termina por desaparecer. ¿Cuáles serían entonces las características por las que podemos reconocer una Alopecia Androgenética?

 

-No se da una caída abundante. Es decir, no notamos en exceso que nuestro pelo se cae, ni en nuestro cepillo, ni en nuestra almohada al levantarnos…, pero sí es cierto que, si comparamos nuestro cabello actual con el de hace un par de años, veamos que hay una diferencia notable de cantidad, volumen, grosor.

-Va acompañada de un exceso de grasa, es decir, las glándulas sebáceas están hiperactivas

-Tenemos antecedentes familiares. ¿Hay algún familiar tuyo que tuviera Alopecia Androgenética? Si es así, es probable que ese gen sea el que esté provocando la caída de tu cabello. Y no importa si quien lo tuvo fue hombre o mujer. La cuestión es que es una patología que se hereda.

-Si te han diagnosticado ovarios poliquísticos, tienes reglas irregulares, algún problema hormonal (como tiroides, etc.).

 

¿Qué tratamientos capilares hay para actuar frente a la Alopecia Androgenética y el Efluvio?

 

Recuerda que siempre hay solución, no importa cuál sea el problema. Lo importante es que el diagnóstico nos diga si se trata de Alopecia Androgenética o de Efluvio. Una vez lo tengamos claro, podemos empezar a luchar por nuestro pelo. Para ello, contamos hoy en día con diversas terapias y tratamientos capilares.

 

En el caso del Efluvio, al estar asociado a una causa o factor externo (estrés, cambio hormonal, dietas, etc.), lo importante será conocer precisamente qué lo provoca, para ponerle remedio cuanto antes. Sí que es cierto que ayudar con un tratamiento que estimule el crecimiento de nuevo cabello y favorezca la circulación del cuero cabelludo puede acelerar la recuperación o contrarrestar los efectos de la causa que está provoncando esa caída.

 

Cuando hablamos de Alopecia Androgenética, en sus estadios iniciales, la terapia de Láser Capilar de Baja Potencia combinada con farmacología es muy efectiva y permite controlar el proceso en la mayoría de los casos. También terapias combinadas de Láser Capilar y tratamientos de Bioestimulación Capilar (por ejemplo, con Minoxidil) ofrecen muy buenos resultados a la hora de recuperar nuestro pelo, no solo en lo que se refiere a cantidad, sino también a la calidad del cabello, que nace más fuerte, con más grosor.

 

En estadios ya más avanzados tendríamos que recurrir al Microinjerto o bien a los Sistemas de Integración Capilar, si no se quiere optar por la cirugía. El resultado está garantizado en ambos casos, dependerá más del paciente y de sus necesidades concretas.

 

¿Dispuesta a luchar por tu pelo? No te resignes, no lo asumas. No tienes por qué perderlo.

 

También te puede interesar