La alopecia cicatricial
|

La alopecia cicatricial: causas, diagnóstico y tratamiento

¿Qué es y en qué consiste la Alopecia Cicatricial?

La alopecia cicatricial es una patología capilar en la que la pérdida de cabello está asociada con la formación de cicatrices en el cuero cabelludo, y e da tanto en mujeres como en hombres. A diferencia de otras formas de alopecia, esta variante implica daño irreversible no sobre el tallo, sino sobre los folículos pilosos, que se no vuelven a tener actividad en las zonas afectadas, en las que el pelo no vuelve a crecer. Las cicatrices pueden ser causadas por diversas condiciones, como infecciones, trastornos autoinmunes o traumatismos. En este artículo exploraremos las causas, tipos de alopecias cicatriciales, sus síntomas o primeras señales y las opciones más efectivas de tratamiento que existen hoy en día para quienes enfrentan este desafío capilar.

Actuar de la forma más rápida posible ante una alopecia cicatricial es esencial. Solo diagnosticando y abordando la alopecia cicatricial en su primera fase se podrán gestionar de forma efectiva sus efectos y preservar la salud capilar del paciente.

Tipos de alopecia cicatricial: primarias y secundarias

Como decíamos, una alopecia cicatricial es una enfermedad del cuero cabelludo causada por una lesión en el mismo, que puede deberse a una lesión, traumatismo, quemaduras… En estas zonas afectadas se produce un daño irreparable en los folículos pilosos, destruyendo las unidades foliculares. Se trata de un proceso que no se puede revertir, y que lleva consigo la pérdida de pelo, masculina o femenina.

Según sea su origen, las alopecias cicatriciales pueden dividirse en dos grandes grupos: alopecias cicatriciales primarias y alopecias cicatriciales secundarias. Vamos a ver en qué consisten cada una de ellas.

Alopecias cicatriciales primarias

Las alopecias cicatriciales primarias son un tipo de pérdida de cabello causada por la destrucción total e irreversible de los folículos pilosos y su reemplazo por tejido cicatricial. Este tipo de calvicie suele ser el resultado de procesos inflamatorios, infecciones o trastornos autoinmunes que afectan directamente a los folículos pilosos. La cicatrización del tejido en el cuero cabelludo impide el crecimiento del cabello, ya que los folículos pilosos han dejado de tener actividad. Las causas específicas pueden variar y pueden incluir enfermedades autoinmunes (que da lugar a la alopecia cicatricial de origen autoinmune), infecciones por hongos, procesos víricos, traumatismos o trastornos inflamatorios, entre otros. Como siempre recomendamos a nuestros pacientes, es muy importante consultar a un especialista capilar para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

Las alopecias cicatriciales primarias suelen estar asociadas a factores genéticos o alteraciones en el desarrollo, aunque hay casos en los que el paciente adquiere la enfermedad, como la dermatosis autoinmune (una patología en la que el propio cuerpo ataca a las estructuras de la piel).

Entre las distintas formas de alopecias cicatriciales primarias están: el Liquen Plano Pilar, la Alopecia Frontal Fibrosante (una variante del Liquen Plano Pilar), el Lupus Discoide, la Pseudopelada de Brocq, la Morfea (también llamada morfia o esclerodermia localizada), la Foliculitis Decalvante y la Esclerodermia. Veremos en qué consisten y cuáles son las particularidades de cada una de estas afectaciones capilares (en muchos casos, también un problema cutáneo).

Alopecias cicatriciales secundarias

Las alopecias cicatriciales secundarias también provocan la destrucción permanente de los folículos pilosos, pero en este caso, la cicatrización es secundaria a otros procesos. Este tipo de patrón puede deberse a quemaduras, traumatismos físicos, radiación, infecciones graves, enfermedades de la piel o incluso a cirugías. En esta línea, la cicatrización resultante impide el crecimiento normal del cabello en las áreas afectadas, que presentan placas o zonas sin pelo. Cada caso es único, cuando nos referimos a las causas que pueden provocar este tipo de patologías capilares, y el tratamiento dependerá de la condición específica que esté contribuyendo a la alopecia cicatricial secundaria. Ante la primera señal de que el paciente pueda estar sufriendo una alopecia cicatricial secundaria, el primer paso es consultar siempre con un médico o especialista capilar, y solicitar una evaluación tricológica exhaustiva y un diagnóstico, antes de determinar el tratamiento o solución capilar más afectiva para recuperar los cabellos que se han perdido.

Dentro de las alopecias cicatriciales secundarias podemos establecer dos grupos, según la causa que la ha originado: alopecias cicatriciales secundarias por traumatismos y alopecias cicatriciales secundarias tras una cirugía.

Las primeras se originan como consecuencia de un factor físico, químico, térmico, así como por avulsión (cuando se desgarran o extirpan de forma brusca las unidades foliculares), quemaduras, radioterapia. También pueden ser consecuencia de pacientes que sufren la llamada tricotilomanía (nombre con el que se conoce al impulso irrefrenable de arrancarse el pelo o tracción).

Los factores térmicos también pueden desencadenar este tipo de alopecia, es decir, una quemadura en una zona del cuerpo con vello o en el cuero cabelludo puede provocar la destrucción total de los folículos, que no volverán a generar pelo.

En lo que se refiere a las alopecias cicatriciales secundarias que aparecen como consecuencia de una cirugía, provocan una lesión irreparable en el cuero cabelludo, con la consiguiente cicatrización del tejido y destrucción total de las unidades foliculares.

Causas de la alopecia cicatricial (o cicatrizante)

Las causas varían dependiendo de si se trata de una alopecia cicatricial primaria (originada habitualmente por procesos inflamatorios, infecciones o trastornos autoinmunes que destruyen los folículos pilosos) o de una alopecia cicatricial secundaria (los folículos se destruyen por quemaduras, traumatismos, radiación, infecciones graves, enfermedades de la piel o cirugías). Cada caso es único y, como tal, debe ser abordado de forma individual y personalizada por un especialista capilar.

Alopecia cicatricial por Liquen Plano Pilar: ¿qué es y cuáles son sus síntomas?

Cuando hablamos de Liquen Plano Pilar nos referimos a una patología de la piel (un tipo de alopecia cicatricial) que puede también darse en el cuero cabelludo, provocando la destrucción de los folículos pilosos y, por lo tanto, la caída del pelo en las zonas afectadas.

Esta enfermedad suele ser más frecuente en mujeres adultas de mediana edad, aunque cada vez es más habitual en mujeres jóvenes y hombres, aunque los datos e informes muestran que en menor medida.

¿Cuáles son los síntomas más habituales de esta enfermedad?

Primero suelen aparecer pequeñas ampollas enrojecidas (pústulas) alrededor de algunas áreas concretas del cuero cabelludo. En una segunda fase, da comienzo la caída del pelo, al haber destruido completamente los folículos pilosos de esas zonas. Además, algunos pacientes presentan picor, descamación, etc. Si estas lesiones terminan por dejar una cicatriz, podemos determinar que el paciente sufre una alopecia cicatricial por Liquen Plano Pilar.

Pero, ¿se puede tratar una alopecia cicatricial por Liquen Plano Pilar?

Como decíamos, no existe una cura para las alopecias cicatriciales, pero sí tratamientos que ayudan a estabilizar la enfermedad e impedir que siga avanzando y afectando a más zonas (tanto de la piel como del cuero cabelludo). Es importante reducir el impacto de la enfermedad en la piel.

Aunque cada paciente y caso son únicos y hay que tratarlos de forma individualizada y 100% personalizadas, por lo general, un tratamiento continuado cutáneo con corticoides suele ayudar tanto a mejorar los síntomas como a estabilizar la enfermedad. El objetivo es reducir las costras provocadas por el liquen y tratar de que la enfermedad afecte lo menos posible a los folículos pilosos, o que afecte a las áreas de la piel y cuero cabelludo lo más pequeñas posibles.

Alopecia cicatricial causada por Lupus Eritematoso Discoide: ¿en qué consiste?

En la actualidad, se estima que esta enfermedad de la piel, conocida como Lupus , afecta a unos 5 millones de personas en el mundo. ¿Está relacionado con la caída del cabello y la alopecia? Así lo afirman los expertos. Se trata de una enfermedad inflamatoria de origen autoinmune que también provoca la caída del cabello, un síntoma que se presenta en el 90% de los casos.

El lupus provoca una inflamación que no solo afecta a la piel del cuerpo, también al cuero cabelludo, atacando y deteriorando a los folículos pilosos. Como toda enfermedad autoinmune, es el propio sistema inmunitario del paciente el que ataca las células y tejidos sanos. Y no solo ataca la piel y cuero cabelludo, también órganos importantes como riñones, corazón, pulmones, cerebro…

La caída del cabello como consecuencia de esta enfermedad no es en todos los casos igual de severa, puede ir desde una caída temporal reversible a una alopecia cicatricial en los casos más graves, donde aparece el lupus eritematoso discoide, que provoca en el cuero cabelludo llagas y lesiones con forma redondeada (de disco, de ahí su nombre). Si estas lesiones terminan por provocar una cicatriz perifolicular (alrededor de los folículos ), estos se perderán y el pelo no volverá a crecer, dando lugar a una alopecia cicatricial.

Alopecia central centrífuga: otro tipo de cicatricial primaria

La alopecia central centrífuga es un tipo de alopecia cicatricial que se da más frecuentemente en mujeres de raza negra y que está relacionada con ciertos hábitos de peinado y cuidado capilar. Este tipo de alopecia presenta en el paciente una placa alopécica en el vértex, que se extiende en forma centrífuga. En algunos casos se observa también otros síntomas, como descamación, pápulas foliculares, pústulas y prurito, aunque no son muy habituales.

Foliculitis decalvante: una alopecia cicatricial poco común

Se trata de otro tipo de alopecia cicatricial primaria muy poco frecuente, que se da sobre todo en hombres de mediana edad. Este tipo de alopecia presenta también placas sin pelo, pústulas, costras y pelos en penacho (lo que se conoce comúnmente como “pelo de muñeca”) en el vértex. En algunos casos, muy poco habituales, este tipo de alopecia también puede presentar costras hemorrágicas.

1 ª Consulta Gratuita

Acepto recibir información. Responsable: Clínica Capilárea, finalidad: Dar respuesta a las solicitudes de información, legitimación: consentimiento del interesado, destinatarios: no se comunicarán datos a terceros, derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional

¿Estás pensando usar botox capilar? Pide tu cita y deja que nuestro equipo te asesore sin compromiso.

  • Online (si vives fuera de Madrid)

Diagnóstico de la alopecia cicatricial

Para determinar con exactitud si el paciente presenta una alopecia cicatricial, es esencial el diagnóstico, que ha de incluir un estudio tricológico (en el que se analizan tanto el tallo como la raíz del cabello) y un examen de la piel en profundidad o examen histológico (en el que se observan y estudian los tejidos y células vivas del cuero cabelludo).

Un estudio tricológico en profundidad determinará cuáles son las zonas afectadas por la alopecia cicatricial y analizará la piel del cuero cabelludo para evaluar la presencia de lesiones en el mismo y su alcance.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El diagnóstico realizado por un especialista capilar nos dirá si efectivamente estamos ante una alopecia cicatricial y, en caso afirmativo, qué tipo de alopecia es y cuáles son sus causas. Solo así se podrá determinar el tratamiento o solución capilar más efectiva para que el paciente pueda recuperar su cabello y su imagen. En muchas ocasiones, el injerto capilar es la solución más natural y eficaz para conseguir que el pelo vuelva a crecer en las zonas afectadas.

Ponerse en manos de los mejores profesionales y especialistas capilares es la mejor garantía para conseguir resultados eficaces y reales.

alopecia cicatricial en un hombre

Alopecia cicatricial secundaria

¿Qué tratamientos o soluciones existen para la alopecia cicatricial?

  • Injerto capilar como solución a la alopecia cicatricial. Es la solución más eficaz y natural para recuperar el cabello en la zona afectada. Es importante que antes de recurrir al injerto, el paciente se asegure de que la causa que provoca la alopecia y la caída del cabello esté estabilizada.
  • Sistemas de Integración Capilar. En aquellos casos en los que la enfermedad no esté estabilizada o en los que no sea posible una cirugía, un sistema de integración capilar será la forma más eficaz de recuperar el cabello y la imagen perdida por una alopecia cicatricial.
whatsapp consultas tratamientos capilares banner

Alopecia cicatricial e injerto capilar

Un injerto o trasplante capilar es una de las soluciones más naturales y efectivas para recuperar el cabello y la imagen ante un problema de alopecia cicatricial. Para ello, es necesario que antes hayamos conseguido estabilizar la alopecia, que no siga avanzando. Después, se podrá proceder a reconstruir aquellas zonas del cuero cabelludo donde esta enfermedad ha provocado la caída del cabello y la cicatrización de los tejidos, destruyendo el folículo, por lo que el pelo no puede volver a crecer de forma natural, a no ser que se realice un trasplante de folículos desde otras zonas del cuero cabelludo (o de otras partes del cuerpo con vello). Normalmente, es la región occipital de la cabeza la que sirve como zona donante en un injerto, aunque todo depende de cada caso y paciente (se han llegado a obtener folículos del pectoral de un paciente, por ejemplo).

El injerto capilar está especialmente indicado en casos alopecias cicatriciales secundarias provocadas por quemaduras, cirugías, traumatismos o radioterapia.

¿Quieres saber más sobre la Alopecia cicatricial? Dudas y preguntas

¿Te han diagnosticado una alopecia cicatricial y quieres saber más? ¿Te preocupa que tu pelo pueda estar cayendo como consecuencia de este tipo de alopecia? A continuación encontrarás algunas de las dudas y preguntas más frecuentes relacionadas con esta patología capilar:

¿Cómo hacer que vuelva a crecer el cabello en una cicatriz?

Sin folículos pilosos, el cabello no puede volver a crecer de forma natural en una cicatriz. Sí es posible, sin embargo, realizar un injerto capilar (tanto hombres como mujeres) para llevar desde una zona donante sana del cuero cabelludo unidades foliculares a las áreas que se han visto afectadas una alopecia cicatricial. De esta forma, volvería a crecer el cabello en estas áreas.

¿Cuál es la diferencia entre la alopecia cicatricial y no cicatricial?

Las alopecias cicatriciales provocan la destrucción total del folículo piloso, que es sustituido por tejido fibroso cicatricial (una cicatriz o cicatrices en el cuero cabelludo). Al no haber folículos, el pelo no vuelve a crecer en las zonas afectadas, causando una pérdida permanente del cabello. Por otra parte, en las alopecias no cicatriciales el folículo permanece intacto, y es posible que, aunque sufra alguna patología capilar o tipo de alopecia o efluvio, con el tratamiento adecuado pueda volver a producir pelo.

¿Tiene cura la alopecia cicatricial?

La alopecia cicatricial no tiene cura, ya que destruye por completo los folículos pilosos de las zonas o áreas del cuero cabelludo afectadas. Es, por lo tanto, un proceso irreversible. No existen tratamientos curativos ni preventivos, aunque sí soluciones capilares (como el injerto capilar o los sistemas de integración capilar) que pueden ayudar al paciente (masculino o femenina) a recuperar su imagen y pelo perdidos.

¿Dónde encontrar expertos en el tratamiento de los diferentes tipos de alopecia cicatricial?

En Clínicas Capilárea somos expertos en soluciones capilares contra los diferentes tipos de alopecias cicatriciales. Cada paciente y cada caso son únicos, por lo que nuestras soluciones son totalmente personalizadas. Depende del tipo de alopecia, del estado de ésta y de si el paciente quiere o no una cirugía para recuperar el cabello en las placas o zonas afectadas, le asesoraremos y acompañaremos para encontrar juntos la mejor solución que le devuelva su imagen y su confianza.

¿Cuáles son las posibles soluciones para la alopecia cicatricial?

Aunque no existe clínicamente una cura como tal, sí es posible tratar este tipo de alopecia para ralentizar y estabilizar su avance. El injerto capilar o los sistemas de integración capilar son dos muy buenas opciones a la hora de recuperar el cabello en las zonas en las que el paciente lo ha perdido.

¿Cuál es la alopecia no cicatricial?

Una alopecia no cicatricial es la que no provoca la cicatrización del tejido, detruyendo por completo los folículos pilosos. En esta línea, como ejemplos de alopecias no cicatriciales tendríamos: alopecias androgénicas o androgenéticas (masculina y femenina), alopecia areata, alopecias por estrés o alopecia nerviosa, efluvio telógeno, etc.

Bibliografía