DIAGNÓSTICO GRATUITO
DIAGNÓSTICO GRATUITO
91 755 85 85

626 475 299

Llama ahora, escríbenos un WhatsApp o déjanos tus datos para concertar tu cita.
  • Los datos de contacto facilitados por usted se incorporarán a la base de datos de clientes/potenciales clientes de PROYECTOS EMPRESARIALES ALGARVE S.L. Doy mi consentimiento para el tratamiento de mis datos para concertar una cita y/o recibir información sobre tratamientos y/o productos capilares. Responsable del fichero: PROYECTOS EMPRESARIALES ALGARVE S.L. Finalidad: nuestra mutua relación comercial y promoción. Base jurídica: Consentimiento. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: Acceso, oposición, rectificación, cancelación, portabilidad y limitación. Si quiere saber más, le recomendamos leer nuestra Política de Privacidad
  • 8 + 3 =
  • Error

Capilárea 28 de diciembre de 2016

Hombre joven con éxito en injerto capilar

Como ya os hemos comentado en anteriores post, el Microinjerto o injerto capilar es una de las soluciones definitivas contra la alopecia que más demandan nuestros pacientes Y lo hacen tanto hombres como mujeres. Por lo general, se recomienda en casos de alopecias androgenéticas masculinas y femeninas en un estado medio o avanzado de desarrollo. Sus resultados son en su gran mayoría muy buenos y visibles a las pocas semanas.

 

Pero, ¿hay factores a tener en cuenta o medidas que podamos tomar para asegurar de alguna forma el éxito de la intervención? Hoy analizamos en más detalle el Microinjerto capilar para que sepas bien en qué consiste y cómo conseguir los mejores resultados.

 

¿Cómo hacer que tu injerto capilar sea un éxito?

 

1. Diagnóstico correcto, esencial.

Por mucho que estemos decididos a realizarnos un injerto capilar, lo primero lógicamente es analizar si ésta es la solución que más nos conviene. Para ello, el primer paso es conocer la causa que está provocando nuestra alopecia o caída del cabello. Si se trata de una alopecia androgenética en sus primeras fases, lo más recomendable sería empezar con otros tratamientos capilares para los que no se quiere cirugía. Estos nos ayudarían a recuperar el cabello perdido. El láser y las distintas opciones de bioestimulación capilar serían buenas opciones.

 

Para fases ya más avanzadas, y para quienes quieran una solución definitiva más eficaz para zonas donde el folículo ha dejado de producir cabello, sin duda el microinjerto será la solución. Pero lo primero de todo es asegurarnos de que nuestra alopecia no se debe a patologías auto inmunes, estrés, problemas de tiroides, etc. Porque, en estos casos, si no se trata la causa que provoca la alopecia, por mucho que queramos implantar cabello en las zonas en las que lo hemos perdido, éste se volverá a caer. Nuestro consejo número 1: asesórate siempre con un especialista médico antes de comenzar cualquier tipo de tratamiento. Necesitarás pruebas y análisis para saber la causa del problema.

 

Y tampoco debemos olvidar el pelo que conservamos. El error más común es pensar que, una vez realizada la cirugía, esta todo solucionado. Pero lo que realmente hace que la cirugía sea 100% efectiva y definitiva es cuidar de forma paralela nuestro cabello.

 

2. Elegir la técnica de Microinjerto más adecuada a tu caso.

Por supuesto que la elección del equipo médico y el especialista que va a realizar el implante capilar es muy importante. No es solo una cuestión de precio. Un Microinjerto es una cirugía (menor, pero cirugía) y por lo tanto no puede llevarse a cabo por cualquier profesional, requiere de la experiencia de un cirujano especializado en trasplantes capilares, así como del equipo médico con el que trabaja. Pero además, es necesario que conozcas también las dos técnicas principales de Mircoinjerto capilar: FUSS y FUE. Recomendamos la primera para aquellos casos de alopecias androgenéticas bastante avanzadas y en los que con otros tratamientos no se ha conseguido la densidad esperada. Como hemos explicado en anteriores post, consiste en extraer al paciente una tira de cuero cabelludo de la nuca. Después, en el laboratorio, se secciona dividiendo unidad folicular por unidad folicular, para clasificarlas después según el número de cabellos que tienen (que puede ser desde 1 hasta 4 por unidad folicular). El cirujano marcará las áreas de la cabeza que se quieren recuperar, e irá implantando una a una las unidades foliculares en el mismo ángulo y dirección del pelo, por lo que el efecto que se consigue es totalmente natural e indetectable. Tan sólo quedará una pequeña cicatriz en la parte de la nuca, que quedará tapada por el pelo y no se notará nada.

 

En la segunda técnica del injerto capilar (FUE) no se extrae una tira de cuero cabelludo, sino las unidades foliculares directamente, una a una (utilizando para ello una especie de bisturí circular), para luego implantarlas en las áreas donde queremos recuperar el pelo. En este caso no hay cicatriz, quedando una pequeña marca circular. Lo que sí es necesario es rapar bien la cabeza a la hora de realizar el Microinjerto. Es un procedimiento algo más lento que la técnica FUSS, ya que la intervención lleva más horas de quirófano. Y lo recomendamos especialmente en casos de alopecias menos avanzadas, para tapar cicatrices o para recuperar el pelo de las cejas, barba…, donde los resultados son realmente buenos. Además, para la técnica FUE también existe la posibilidad de apostar por un Microinjerto asistido por robot, cuyas principales ventajas son que reduce el tiempo de la intervención y además asegura una mayor supervivencia del folículo piloso que se extrae y que se implanta posteriormente, por lo que la garantía de éxito es todavía mayor.

 

3.  Cuidados postoperatorios, claves en los resultados.

Y una vez realizado el injerto capilar, los cuidados postoperatorios para ambas técnicas son los mismos. Fundamentalmente tendremos que proteger durante unas semanas nuestro cuero cabelludo de forma especial. Algunas recomendaciones que damos a nuestros pacientes son:

 

– Proteger el cuero cabelludo del sol con sombrero, pañuelo, visera… Al menos durante 15 días después de la intervención.

 

– Cierto reposo los primeros días, evitando inclinar la cabeza hacia abajo y el ejercicio al menos los tres primeros días tras el injerto capilar.

 

– Tomar la medicación que indique el especialista (normalmente, antibióticos y antiinflamatorios). Sí es recomendable evitar el ácido acetilo salicílico porque es anticoagulante y puede provocar hemorragias.

 

– No lavar ni peinar el cabello durante el menos los 2 primeros días, ni tocar las incisiones de la zona implantada. Debes dejar que las pequeñas costras que se formen vayan cayendo solas. Cuando laves el cabello, hazlo con productos suaves, que limpien la zona sin irritar (como los champús que utilizan nuestros pacientes en Capilárea).

 

– Evitar el tabaco, el alcohol, los esfuerzos, coger peso…

 

Siguiendo estos sencillos consejos durante los primeros días tras el injerto capilar, más las recomendaciones del cirujano, sin duda las posibilidades de que el resultado sea todo un éxito aumentarán, y conseguirlas recuperar el pelo perdido y la imagen que creías que ya no volverías a tener. Es posible, y es más sencillo de lo que parece. Solo hay que hacerlo correctamente y apostar por un especialista y centro cualificados que te asesoren, te guíen y sigan tu evolución en todo momento, resolviendo dudas y evitando cualquier problema que pudiera surgir.

También te puede interesar