DIAGNÓSTICO GRATUITO
DIAGNÓSTICO GRATUITO
91 755 85 85

626 475 299

Llama ahora, escríbenos un WhatsApp o déjanos tus datos para concertar tu cita.
  • Los datos de contacto facilitados por usted se incorporarán a la base de datos de clientes/potenciales clientes de PROYECTOS EMPRESARIALES ALGARVE S.L. Doy mi consentimiento para el tratamiento de mis datos para concertar una cita y/o recibir información sobre tratamientos y/o productos capilares. Responsable del fichero: PROYECTOS EMPRESARIALES ALGARVE S.L. Finalidad: nuestra mutua relación comercial y promoción. Base jurídica: Consentimiento. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: Acceso, oposición, rectificación, cancelación, portabilidad y limitación. Si quiere saber más, le recomendamos leer nuestra Política de Privacidad
  • 0 + 9 =
  • Error

Capilárea 16 de septiembre de 2016

Mujer con problemas para cepillar el pelo

¿Cepillar el pelo a menudo hace que se caiga más? Este es otro de los muchos mitos que giran en torno al cabello y, como ocurre con casi todos, la respuesta es NO. Cepillar el cabello con frecuencia no acelera o favorece su caída… ¡más bien todo lo contrario!

Eso sí, es necesario que conozcas una serie de pautas y consejos para aprender a hacerlo correctamente y hagas del cepillado una de tus rutinas diarias para mantener tu pelo sano y bonito.

1.- El cepillado también es beneficioso para el cuero cabelludo

No solo es necesario para mantener nuestro pelo desenredado y peinado, también para nuestro cuero cabelludo, el gran olvidado. Cada día, el cabello acumula exceso de grasa y restos de suciedad y productos que se adhieren a la cutícula. Al cepillarlo, acabamos con ellos, al tiempo que estimulamos la circulación sanguínea en nuestro cuero cabelludo y potenciamos el brillo de nuestro pelo.

2.- Cepilla tu cabello dos veces al día

Al levantarte y acostarte, eso es lo que recomiendan los expertos, con una duración de entre 1 y 2 minutos (depende del largo y el volumen del cabello, claro 😉 ). De esta forma, conseguirás un pelo totalmente desenredado y brillante, y reactivarás la circulación del cuero cabelludo.

3.- Un cepillo para cada tipo de pelo.

Como es lógico, no todos los cabellos son iguales, y en el mercado encontrarás diferentes tipos de cepillos para encontrar el que más se adapte a ti. ¿Cuál elegir? Si tienes el cabello grueso, largo, o con media melena, la mejor opción es un cepillo plano de gran diámetro, cuadrados o redondeado, con el que desenredar fácilmente tu melena. Si, por el contrario, tienes el pelo corto o muy fino, elige un cepillo de menor diámetro. Por otra parte, si lo que quieres es un cabello con más volumen, opta por un cepillo redondeado con cerdas de jabalí, le darán un brillo muy especial cal cabello.

4. El cepillado, mejor en seco.

Seguro que has oído que cepillar tu cabello cuando está mojado puede hacer que se rompa con más facilidad. Y es cierto, lo mejor es cepillarlo cuando el cabello está seco y es menos quebradizo. Pero, ¿cómo hacer para desenredarlo en la ducha o al terminar? En este caso, lo mejor es optar por un peine de dientes largos, e ir desenredando el pelo con la cabeza hacia abajo, comenzando primero por las puntas para ir avanzando hacia la nuca y desenredando después el resto del cabello de forma suave, sin tirones. ¡Y por supuesto no olvides el acondicionador o mascarilla! Te facilitarán mucho la tarea y aportarán a tu pelo un extra de suavidad, nutrición y brillo que seguro agradecerá. No olvides consultar con tu especialista o con tu clínica capilar si no sabes qué producto es el más adecuado para tu tipo de cabello, sobre todo si sufres algún problema capilar o de caída.

5.- ¿Y si tengo el pelo rizado?

También es recomendable el cepillado para los cabellos rizados. Es cierto que, al cepillarlo, se abre el rizo y el volumen se dispara. En estos casos, lo mejor para desenredarlo es utilizar un cepillo esqueleto de púas anchas, mejor si es de madera. Como tiene las cerdas muy separadas, conseguirás deslizarlo sin problemas por tu pelo, definiendo el rizo, sin abrirlo o alisarlo.

6.- Cuida tu cepillo.

Recuerda que si cuidas correctamente tu cepillo, conseguirás que te dure por mucho tiempo. Para ello, además de eliminar el exceso de cabellos que quedan en él de forma habitual, lávalo una vez al mes con agua templada y un poquito de champú. Si lo que quieres es limpiarlo en profundidad, mantenlo en remojo con agua templada y un chorrito de amoniaco durante unos 20 minutos. Eso sí, no olvides aclararlo después con mucho cuidado para retirar los restos de amoniaco.

 

Recuerda que un pelo salo y bonito empieza con unos mínimos cuidados diarios en casa, el primero de ellos: el cepillado.

 

También te puede interesar