PIDE TU CITA AHORA
PIDE TU CITA AHORA
91 755 85 85

626 475 299

O déjanos tus datos y nos pondremos en contacto lo antes posible:
  • Los datos de contacto facilitados por usted se incorporarán a la base de datos de clientes/potenciales clientes de PROYECTOS EMPRESARIALES ALGARVE S.L. Doy mi consentimiento para el tratamiento de mis datos para concertar una cita y/o recibir información sobre tratamientos y/o productos capilares. Responsable del fichero: PROYECTOS EMPRESARIALES ALGARVE S.L. Finalidad: nuestra mutua relación comercial y promoción. Base jurídica: Consentimiento. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: Acceso, oposición, rectificación, cancelación, portabilidad y limitación. Si quiere saber más, le recomendamos leer nuestra Política de Privacidad
  • 0 + 1 =
  • Error

Capilárea 7 de enero de 2016

5 claves para combatir la caspa

Después de la alopecia y la caída del cabello, la caspa es otro de los problemas capilares más comunes y molestos. ¿Quién no ha tenido alguna época en la que la caspa ha hecho acto de presencia, dejándose ver al cepillar el cabello o sobre los hombros de la chaqueta…?

 

Y, como ocurre con la caída del pelo, aquí también juegan un papel importante tanto una higiene y cuidados inapropiados de nuestro pelo, una alimentación inadecuada o alteraciones nerviosas como el estrés. Al final, todo está relacionado. Cuando nuestra mente y cuerpo no están 100% bien, éstos no tiene más remedio que reaccionar y protestar, y la caspa es otro síntoma de que algo está pasando.

 

¿Por qué sale la caspa?

 

La caspa aparece cuando la velocidad de renovación de nuestra epidermis (la capa más superficial de nuestra piel) se ve alterada. Una epidermis sana, lo normal es que se renueve cada 21 días. Pero si esta renovación se produce en menos tiempo (en unos 7 días), aparece la caspa. Las células de nuestra epidermis no cuentan con el tiempo suficiente para madurar, así que terminan por desprenderse de forma irregular, provocando esas pequeñas partículas o escamas que llamamos caspa.

 

¿Y de qué depende que nuestra renovación de la epidermis sea normal o se vea alterada? Existen diversos factores. Según refleja la Dra. Guerra en su libro Convivir con los problemas capilares, “Quizás la causa más importante sea la genética, la predisposición heredada a padecerla. Pero hay también factores como el estrés, ciertos desequilibrios hormonales, cosméticos inadecuados, champús irritantes e incluso algunos medicamentos que pueden llegar a favorecerla”.

 

Los expertos distinguen entre dos tipos de caspa:

Caspa seca: Se presenta por una hiperactividad en la renovación de la epidermis del cuero cabelludo en forma de pequeñas escamas que caen con facilidad y se depositan en los hombros, dando lugar a una aspecto poco estético y descuidado. No suele presentarse con enrojecimiento en el cuero cabelludo , aunque si puede haber sensación de tirantez y picor.

 

Caspa grasa o dermatitis seborreica: formada por láminas más grandes, de un tono amarillento, y que se quedan pegadas a nuestro cuero cabelludo. En estos casos, es importante tratarlo cuanto antes, porque si no se corrige puede dar lugar a problemas mayores a nivel capilar.

 

Las 5 claves para mantener a raya la caspa

 

En muchas ocasiones, la caspa va unida a una deshidratación de la piel del cuero cabelludo, o bien a una hiperactividad de la glándula sebácea, es decir, exceso de grasa. Por eso, muchas veces resulta complicado eliminar la caspa definitivamente, y decimos que los productos no funcionan, no siendo esto del todo correcto. Por ello, para realizar un tratamiento con éxito, determinar todas las posibles causas que originan esa caspa o descamación es fundamental.

 

¿Y qué hacer para prevenir y combatir la caspa? Te damos algunos consejos tanto para prevenir su aparición como para tratarla y reducir sus efectos:

 

1.- Utiliza champús específicos y siempre de calidad. En el mercado encontrarás champús con principios activos para tratar la caspa, como etoconazol, brea, ácido salicílico, piritionato de zinc o sulfuro de selenio. Como siempre, es importante que optes por productos de calidad y que te dejes aconsejar por un experto. Cuando laves el cabello, intenta mantener el champú en tu cabeza entre 5 y 10 minutos, para que pueda actuar sobre el cuero cabelludo. No olvides masajear continuamente, pero nunca utilices las uñas sino las yemas de los dedos, para evitar levantar las escamas e irritar más la piel. Recuerda por último aclararte bien el pelo para eliminar los restos de champú, y siempre con abundante agua, mejor si es templada.

 

2.- Evita el secador a altas temperaturas. A más sequedad sobre nuestro cuero cabelludo, mayor posibilidad de aparición de caspa, e igualmente un exceso de calor provoca una mayor actividad de la glándula sebácea. Si puedes regular la temperatura de tu secador y optar por una más baja, ¡mejor que mejor!

 

3.- Aliméntate bien. La falta de algunos elementos como el Zinc en nuestra alimentación es una de las posibles causas de la aparición de la caspa. Por lo tanto, procura incluir en tu dieta alimentos ricos en Zinc, como el salmón, las ostras, el chocolate negro, el ajo, la carne, el pavo, los cacahuetes, el cangrejo… En general, introduce mucha fruta y verdura, y evita excitantes como el té, café o azúcar.

 

4.- Vigila el estrés. Hay estudios que demuestran que altos niveles de estrés en la persona pueden estar relacionados con brotes de caspa. Es lo que se conoce como caspa nerviosa. El estrés, el cansancio, no dormir las horas necesarias… Todo ello puede no ser causa directa de caspa, pero sí acrecentar el problema hasta niveles más serios.

 

5.- Consulta siempre con dermatólogo o tricólogo. Si sufres constantes brotes de caspa y no sabes cómo tratarla eficazmente, lo mejor es ponerse en manos de un profesional. Existen diferentes tratamientos capilares que limpian en profundidad el cuero cabelludo, regulando su funcionamiento, eliminando toxinas y células muertas al tiempo que reactivan la circulación sanguínea. Tu dermatólogo o tricólogo te aconsejará sobre cuál es la manera más eficaz tanto de prevenir como de tratar este problema para que este invierno sólo nieve en la calle, y no sobre tus hombros 😉

 

También te puede interesar