PIDE TU CITA AHORA
PIDE TU CITA AHORA
91 755 85 85

626 475 299

O déjanos tus datos y nos pondremos en contacto lo antes posible:

Capilárea 6 de noviembre de 2018

Mujer tratamientos para la alopecia

Biodermia, Láser Capilar, Microinjertos de cabello, champús y tratamientos para la alopecia de uso tópico… Son muchas las opciones que existen hoy en día para luchar contra los problemas de caída del cabello y los diferentes tipos de alopecia. Pero, ¿cuál es la eficacia de cada uno? ¿Cómo saber si un tratamiento es el más adecuado para ti? ¿Cuáles son los tratamientos con mayor efectividad?

 

Como hemos comentado ya en muchas ocasiones, el punto de partida es un buen diagnóstico, que dé en el clavo con la causa que está provocando la caída del cabello. Esa será la verdadera garantía de éxito de un tratamiento capilar. Porque no todos funcionan igual ni sirven para tratar todo tipo de alopecias. Pero, para entenderlo del todo, lo mejor es empezar por el principio…

 

¿Por qué se cae el cabello?

 

El ciclo del pelo cuenta con tres fases distintas:

 

1.- Anágena: en la que nuestro pelo crece y nuestros folículos pilosos están activos y a pleno rendimiento (puede durar hasta 7 años).

 

2.- Catágena (también llamada de transición), en la que el cabello deja de crecer y se separa de su folículo. Suele durar unas 3 semanas.

 

3.- Telógena (o de caída), el folículo pasa a modo de reposo durante varios meses (normalmente unos 3 meses) hasta que el cabello se cae y comienza de nuevo el ciclo.

 

Lo normal es una persona (con el cabello sano) pueda llegar a perder entre 50 y 100 cabellos al día. Pero, cuando la cantidad de pelo que cae es mayor y el ciclo del pelo se altera de alguna forma, puede ser un síntoma de problema capilar o alopecia (bien temporal o bien debido a un problema genético o patología concreta que lo alargue en el tiempo).

 

Dietas, estrés, genética, la ingesta de ciertos medicamentos, desequilibrios hormonales… Todo ello puede ser causa de alopecia y pérdida de cabello, de su volumen, su grosor, su densidad, etc. Pero, lo más común, es que una pérdida de cabello paulatina y constante se deba a un tema genético, dando lugar al tipo de calvicie más habitual: la Alopecia Androgenética.

 

¿Cuáles son las alopecias más comunes y a quiénes afectan?

 

Sin duda, la Alopecia Androgenética es la más común en todo el mundo. Como su propio nombre indica, su causa es genética, hereditaria, y afecta en su mayoría a hombres (aunque cada vez son más los casos de mujeres con Alopecia Adrogenética Femenina, o FAGA).

 

En el caso de los hombres, este tipo de calvicie está relacionada a una sensibilidad a la hormona dihidrotestosterona (union de la testosterona con la enzima 5&reductase) sobre el foliculo piloso, y se suele manifestar sobre todo en la zona de la coronilla y la frente (las famosas entradas). Por el contrario, la calvicie genética femenina provoca una pérdida difusa y constante de todo el cabello, provocando que ciertas zonas del cuero cabelludo comiencen a “clarear” cada vez más.

 

Otra forma bastante común de pérdida de cabello es la Alopecia Areata, que generalmente se presenta como parches despoblados de pelo el cuero cabelludo y está relacionada con problemas autoinmunes. En la Alopecia Areata el sistema inmunológico del cuerpo ataca los tejidos y células del cuero cabelludo, incluso cuando están sanos, impidiendo así que los folículos pilosos desarrollen nuevo cabello y deteniendo su crecimiento. En algunos casos, los folículos vuelven a activarse y el pelo vuelve a crecer pasados unos meses. En otros, puede llegar incluso a desarrollar una Alopecia Areata Universal o Total, provocando la caída total del cabello y hasta del vello corporal.

 

También el Efluvio Telógeno provoca la caída del cabello. Este se produce cuando se pasa de la fase anágena o de crecimiento repentinamente a la fase telógena o de reposo y caída, no cubriendo así el ciclo de vida completo. El Efluvio Telógeno puede aparecer tras un evento médico significativo como un parto, una cirugía o una fiebre alta, pero también puede ser causado por un desequilibrio de la Glándula Tiroides o una deficiencia de hierro. Ciertos medicamentos (como anticoagulantes y las píldoras anticonceptivas) también están relacionados con este tipo de alopecia.

 

¿Cómo saber si la caída del cabello que sufrimos es algo temporal o tiene que ver con una patología concreta, un problema hormonal o con nuestra genética? Para ello, lo más recomendable es ponerse en manos de un Tricólogo, en una clínica capilar especializada, donde estudien nuestro caso concreto y descubramos cuál es nuestro diagnóstico, antes de pasar a cualquier tipo de tratamientos para la alopecia.

 

Tratamientos capilares: ¿de qué depende su eficacia?

 

La eficacia de un tratamiento para luchar contra la caída del cabello depende en gran medida de la causa de dicha alopecia o caída. Como decíamos antes, existen múltiples causas y problemas que pueden provocarlo… Por ello, una buen diagnostico es esencial para obtener la eficacia en el tratamiento Capilar.

 

La eficacia de los tratamientos para la alopecia varía dependiendo en gran medida de lo avanzado que esté el problema y de la causa que lo origine. No es lo mismo tratar una alopecia en su fase inicial que una fase más avanzada…

 

Por ejemplo, si la pérdida de cabello se debe al estrés, a una dieta desequilibrada o la falta de sueño, estaríamos (por lo general) ante un problema temporal. Una vez que atacásemos el problema de raíz, el pelo volvería a crecer.

 

En el caso de un trastorno autoinmune o un desequilibrio de la Glándula Tiroides como la causa principal de la pérdida de cabello, una vez solucionemos el problema de salud, acabaremos también con el problema capilar, ya que el segundo es consecuencia del primero.

 

Lo mismo ocurre con ciertos medicamentos o tratamientos que pueden llegar a provocar la caída del cabello: como la quimioterapia o el tamoxifeno (para el tratamiento del cáncer). Por lo general, el cabello vuelve a crecer a los 3 0 6 meses una vez finalizado el tratamiento.

 

¿Por qué tratamiento o tratamientos para la alopecia optar entonces? Eso dependerá del diagnóstico. Por ejemplo, uno de los fármacos que cuenta con una mayor eficacia para el tratamiento de la Alopecia Androgenética (masculina o femenina) es el Minoxidil (utilizado normalmente para tratar la hipertensión arterial). Se pueden aplicar de forma tópica en el cuero cabelludo y su función se centra en estimular la circulación sanguínea gracias a su efecto vasodilatador. Hay estudios que demuestran que el fármaco aumenta la densidad capilar y al menos modera el crecimiento del vello en mujeres y hombres.

 

Sin embargo, para mujeres cuya alopecia se deba a un trastorno autoinmune, el Minoxidil sólo actuará manteniendo el cabello existente, pero sin efectos sobre el crecimiento de cabello nuevo. Algunos ensayos clínicos sugieren que las concentraciones más altas (es decir, 5% sobre 2%) son más efectivas.

 

Otro de los medicamentos más habituales en los tratamientos para la alopecia o calvicie común es la Finasterida, que funciona bloqueando la creación de ciertas hormonas o enzimas que pueden causar calvicie masculina. Los ensayos muestran que ofrece un mayor grosor del cabello en el 50 o 60% de los pacientes, y en algunos casos ayuda significativamente al crecimiento de nuevo cabello.

 

Si hablamos de la Alopecia Areata, las inyecciones de corticosteroides en los parches de calvicie (las áreas despobladas) suelen utilizarse a menudo para reactivar el cuero cabelludo y sus folículos. Algunos estudios sugieren que esta “reactivación” es posible, sobre todo en pacientes con poca pérdida de cabello durante períodos cortos de tiempo, aunque no hay realmente pruebas de ello. Como decíamos, la garantía de éxito frente a una Alopecia Areata es dar con la causa que está provocando el problema autoinmune, y esto es algo que no se consigue en todos los casos.

 

Las nuevas terapias, como Láser Capilar, la Bioestimulación, el Plasma Rico en Plaquetas (PRP) o la Carboxiterapia para estimular el cuero cabelludo y favorecer el crecimiento de nuevo cabello, empiezan a contar con datos, ensayos y algún estudio clínico que pone de manifiesto su eficacia.

 

Aunque, si hablamos de eficacia, no hay duda de que la gran solución, la más efectiva y natural frente a la Alopecia Androgenética Masculina y Femenina, es sin duda el Microinjerto o Injerto de Pelo, con el que el paciente recupera su cabello y su imagen de forma progresiva. Lógicamente, el Microinjerto solo puede hacerse una vez hemos controlado el proceso de caída, es decir, una vez este inactivo.

 

Gran parte del éxito de un Microinjerto es tanto el pre-operatorio como el post-operatorio. Un Injerto de cabello no empieza ni acaba solamente el día de la intervención. Y, aunque es una cirugía menor y muy segura, se necesitan pruebas, curas y un seguimiento constante del cirujano y del tricólogo para conseguir los máximos resultados. Eficacia sin poner en riesgo la salud del paciente. De eso se trata.

 

Como vemos, los tratamientos para la alopecia y contra la caída del cabello son un área de investigación muy activa en estos últimos años. Aún queda mucho trabajo por delante, pero lo que sí parece claro es que, todo problema capilar, siempre tiene un tratamiento o una solución que consiga hacer que el paciente recupere su pelo y su imagen.

 

Si te preocupa la caída excesiva de tu cabello o ves algún signo de problema capilar, no dudes en consultarnos sin compromiso. Recuerda: la consulta, el análisis y el diagnóstico son totalmente gratuitos.