PIDE TU CITA AHORA
PIDE TU CITA AHORA
91 755 85 85

626 475 299

O déjanos tus datos y nos pondremos en contacto lo antes posible:
  • Los datos de contacto facilitados por usted se incorporarán a la base de datos de clientes/potenciales clientes de PROYECTOS EMPRESARIALES ALGARVE S.L. Doy mi consentimiento para el tratamiento de mis datos para concertar una cita y/o recibir información sobre tratamientos y/o productos capilares. Responsable del fichero: PROYECTOS EMPRESARIALES ALGARVE S.L. Finalidad: nuestra mutua relación comercial y promoción. Base jurídica: Consentimiento. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: Acceso, oposición, rectificación, cancelación, portabilidad y limitación. Si quiere saber más, le recomendamos leer nuestra Política de Privacidad
  • 5 + 2 =
  • Error

Capilárea 7 de octubre de 2016

Imagen sobre el lanzamiento de los nuevos champús de Capilárea

A veces no le damos a nuestro champú la importancia que merece, pero tenemos que tener en cuenta que se trata de un producto de uso casi diario y que, para que nos ofrezca un buen resultado, tiene que adecuarse a las necesidades y peculiaridades de nuestro cabello, sobre todo si sufrimos algún tipo de problema capilar.

 

Pero, ¿cómo elegir el champú adecuado? Desde luego, con la cantidad de marcas y opciones que hay en el mercado, resulta de todo menos fácil. Por lo general, tendemos a decantarnos por un champú para cabellos grasos, secos, dañados, decolorados, normales… según consideremos que es nuestro tipo de cabello.

 

¿Champú de higiene o champú de tratamiento?

 

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la diferencia entre un champú de higiene (de uso frecuente y que limpie en profundidad nuestro cabello proporcionándonos el efecto cosmético que buscamos) y un champú de tratamiento, destinado a ayudar y mejorar ciertas patologías capilares.

 

El consejo general es elegir un champú que limpie en profundidad nuestro cabello, sin dañarlo ni irritarlo, respetando el pH del cuero cabelludo. Si contamos con un pelo sano, no habrá inconveniente en que contenga aromas o perfumes, y elegiremos aquel que mejor se adecue a nuestro tipo de cabello: graso (que contenga elementos astringentes), seco (con grasas adicionales), fino y lacio (con elementos voluminizadores), encrespado (con avisadores), frágil y con puntas abiertas (con queratinas y siliconas que lo suavicen y protejan), etc.

 

Sin embargo, cuando ya no sólo hablamos de una alteración estética, sino que hemos detectado alguna patología o problema capilar, el primer paso siempre es acudir a un especialista y solicitar  asesoramiento tanto del tratamiento o tratamientos a seguir como del tipo de champú más adecuado en nuestro caso.

 

Sí que es importante aclarar, como asegura la Dra. Aurora Guerra (Dermatóloga del Hospital Universitario 12 de Octubre en Madrid), que “el champú de tratamiento es una ayuda en el tratamiento de las patologías pero solo de forma sintomática, ya que no tiene un efecto curativo”. Esto significa que podremos controlar por ejemplo el exceso de grasa de nuestro cuero cabelludo, pero no acabaremos con el problema (provocado normalmente por impulsos hormonales). De la misma forma, un cuero cabelludo sensible necesitará un tipo de champú extragraso, suave, que limpie sin irritar y mantenga el pH de la piel. Con ello conseguiremos una limpieza en profundidad que, aunque no acabe con la causa del problema, sí nos proporcione una mejora considerable, un buen resultado estético y una sensación muy agradable.

 

Sin embargo, si utilizamos un champú que nada tenga que ver con nuestras necesidades capilares, los resultados dejarán mucho que desear, tanto estéticamente como en lo relacionado a nuestra salud.

Los nuevos champús de Capilárea

Imagen de los recién lanzados champús de Capilárea

En Capilárea hemos lanzado dos nuevos champús destinados a la limpieza diaria del cabello, y que recomendamos especialmente en aquellos casos de alopecia, efluvio, caída del cabello, caspa, psoriasis, dermatitis y cualquier patología relacionada con cueros cabelludos sensibles.

 

SHAMPOO INHIBIDOR DHT 1.1

 

Su formulación contiene extractos de bioactivos, oligoelementos y soja, que estimulan la regeneración de la raíz capilar. El champú actúa sobre el metabolismo del folículo piloso  controlando la acción de la 5 α reductasa, responsable de la formación de la DHT (Dihidrotestosterona), la sustancia responsable de la calvicie y que afecta a folículos pilosos genéticamente propensos, haciéndoles cada vez más débiles y delgados, hasta que mueren y se produce la caída del cabello y la consiguiente alopecia.

 

Este nuevo champú regula los niveles de grasa, actuando sobre la hiperactividad de las glándulas sebáceas. En su formulación se da una mezcla de tensioactivos no agresivos ni irritantes, por lo que es capaz de limpiar el cabello de una manera suave, sin agredirlo ni resecarlo, mediante una abundante y cremosa espuma muy agradable de aplicar.

 

Además, contiene restauradores capilares, que ayudan a conservar y mejorar el estado de la película hidrolipídica protectora del cabello. Utiliza hidrolizados de la queratina, con notables efectos reestructurantes, suavizantes y acondicionadores.

 

El extracto de placenta que incorpora contiene hasta 80 principios bioactivos, y aumenta el riego sanguíneo a nivel de cuero cabelludo, con la consiguiente mejoría del metabolismo del folículo capilar. De esta forma, conseguirás una notable regeneración del cabello y una estimulación de su crecimiento.

 

SHAMPOO REGULADOR EPIDÉRMICO 2.1

 

Su principal misión es mejorar la nutrición del cuero cabelludo, nutriéndolo, hidratándolo. Lo recomendamos especialmente en casos de alopecia prematura, efluvios, alopecias areatas y caída del cabello en general. Además, es el champú perfecto para cueros cabelludos sensibles, porque actúa sobre la irritación y la inflamación proporcionando un efecto calmante.

 

Incorpora también L-Arginina, un aminoácido que actúa como un potente vasodilatador y mejora la irrigación del cuero cabelludo, la cual empieza a ser cada vez menor en aquellos casos de calvicie prematura. Al favorecer la síntesis de óxido nítrico, el producto también estimula el crecimiento del pelo mediante la apertura de los canales de potasio.

 

Cuenta además con un aporte de vitaminas A, C y E. Está comprobado que un tratamiento con antioxidantes evita la caída prematura del cabello. La Vitamina C, por su parte, es una gran aliado contra el estrés, uno de los factores habitualmente presentes en casos de alopecia areata.

 

Como último componente, en su formulación también destaca la presencia de Antiestático, un polímero que ayuda a neutralizar la carga estática capilar y a mantener el peinado, otorgando sedosidad, suavidad y lubricación al cabello húmedo y seco.

 

Ambos productos son aptos para cualquier tipo de cabello, respetando el pH de la piel, y puedes usarlos para la higiene diaria del pelo. A la hora de utilizarlos, nuestro consejo es que apliques al champú sobre el cabello, previamente humedecido, masajees y aclarares con abundante agua tibia, para después realizar una segunda aplicación dejando actuar el producto durante unos 2-4 minutos. Para acabar, enjuaga con abundante agua tibia.

 

¿Cuál es el más adecuado para ti? Todo depende de en qué punto se encuentre tu cabello. Si no lo tienes claro, ya sabes que puedes consultarnos y ponerte en contacto con nuestro equipo de tricólogos y dermatólogos para aclarar tus dudas. Como siempre, estaremos encantados de ayudarte 😉

También te puede interesar