PIDE TU CITA AHORA
PIDE TU CITA AHORA
91 755 85 85

626 475 299

O déjanos tus datos y nos pondremos en contacto lo antes posible:
  • 2 + 7 =
  • Error

Al enviar, aceptas la Política de Privacidad.

Capilárea 18 de julio de 2017

Imagen relacionada con Menopausia y cabello

Menopausia y cabello, ¿están relacionados? Como ya os hemos comentado en anteriores post, hay ciertas etapas en la vida de una mujer (relacionadas con fuertes cambios hormonales) a las que se suele asociar una mayor caída del cabello. Y sin duda la menopausia es una de ellas…

 

Pelo más fino, menos volumen, vello que aparece en otras zonas como e mentón o alrededor de los labios…  ¿Qué problemas pueden surgir? ¿Cómo enfrentarnos a ellos? ¿Se pueden prevenir de alguna forma?

 

A partir de los 40 a 45 años

 

Lógicamente, cada caso y cada mujer son diferentes. Y con la llegada de la menopausia no todas las mujeres experimentan una mayor caída del cabello, ni en la misma medida. Pero sí podemos observar que, por lo general, a partir este rango de edad podemos empezar a experimentar ciertos problemas capilares que antes no teníamos, o bien se pueden agudizar los que sí conocíamos.

 

La causa de todo ello es un fuerte cambio hormonal, un desequilibrio que se produce entre los andrógenos (las hormonas masculinas) y los estrógenos (las femeninas). A partir de esta edad se suele dar en la mujer una bajada fuerte de estrógenos mientras que la tetosterona se mantiene estable. Todo ello provoca que el ciclo del cabello cambie, se acorte y éste se caiga con más facilidad.

 

Dicho desequilibrio hormonal también provoca que, mientras se cae más pelo de nuestro cuero cabelludo, de los brazos o las piernas, crezca más vello en otras zonas: como alrededor de los labios, en el mentón.

 

Señales de alerta

 

Cuando hablamos de señales que nos pueden indicar que menopausia y cabello (su caída) pueden estar relacionados, lo normal es empezar a notar el pelo con menos volumen, más fino y quebradizo, más seco, sin brillo ni vigor… Además, el pigmento va perdiendo color, y se empieza a volver gris.

 

Hay que recordar que, a diferencia de lo que ocurre con los hombres, la alopecia en la mujer no suele desarrollar una calvicie total, no se pierde todo el pelo, sino que lo normal es que notemos un cabello más frágil y un cuero cabelludo que empieza a clarear cada vez más.

 

Y el llamado “efecto coleta” es también común, cuando nos damos cuenta de que ésta cada vez tiene menos pelo. Ahí es cuando no lo debemos dejar pasar y buscar asesoramiento profesional.

 

Otros factores además de la menopausia

 

Puede haber otras posibles causas relacionadas con la caída del cabello: como la herencia genética, una alimentación inadecuada, factores externos como el estrés o la ansiedad, trastornos de salud como tiroides u otras enfermedades autoinmunes…

 

Como siempre os recomendamos en Capilárea, si notamos una caída más abundante de lo habitual, lo primero es pedir un diagnóstico y análisis capilar para saber realmente donde está el problema, la causa, y buscar después la mejor solución.

 

Menopausia y cabello: prevención y tratamientos contra la caída

 

Como es lógico, si nos adelantamos a esta etapa y cuidamos nuestro cabello, tendremos muchas más posibilidades de que los efectos negativos sean menores. Siempre insistimos en esto porque es esencial: lo importante es tomar medidas desde que vemos la primera señal, incluso antes.

 

Además de los posibles tratamientos para la menopausia que el ginecólogo nos puede recetar dependiendo de cada caso, a partir de los 45/50 años un complemento vitamínico como PeloVital de Capilárea ayudará mucho a suplir las carencias que nuestro organismo pueda tener (porque disminuye la capacidad de absorber ciertos nutrientes: como calcio, vitamina D, hierro…), que son esenciales para la salud de nuestro cabello.

 

De la misma forma, tratamientos como la Capilaxis con Minoxidil (capaz de revertir el proceso de caída, y que se ha demostrado que en las mujeres ofrece resultados eficaces en pocos meses de tratamiento), la Biodermia o cualquier tratamiento combinado de Bioestimulación Capilar y Láser Capilar (que favorecen la producción de colágeno en el cuero cabelludo, luchan contra el envejecimiento celular, ayudan en la creación de vasos sanguíneos, reactivan el crecimiento del cabello, etc).

 

Y, por supuesto, para casos de alopecia en mujeres más avanzadas o con algún otro tipo de patología que requiere de tratamientos más largos o complicados, los Sistemas de Integración capilar son una de las mejores opciones sin cirugía, que devuelven la densidad, volumen y buen aspecto al cabello.

 

No hay que olvidar que la pérdida de cabello en la mujer tiene unas consecuencias emocionales muy fuertes. Y no hay que resignarse a verse sin pelo o con un pelo que no es el de siempre, solo por llegar a una etapa diferente de nuestra vida. Tenemos que vernos y sentirnos bien. SIEMPRE.