PIDE TU CITA AHORA
PIDE TU CITA AHORA
91 755 85 85

626 475 299

O déjanos tus datos y nos pondremos en contacto lo antes posible:
  • 8 + 8 =
  • Error

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad.

Capilárea 9 de enero de 2018

Imagen que ilustra un tema de caspa

¿Es posible evitar la caspa? ¿Por qué aparece? Casi todos hemos sufrido algún vez un problema de caspa. Sí, junto con los hongos y el exceso de grasa, se puede decir que la caspa es uno de los problemas capilares más frecuentes. No conlleva gravedad, pero sí resulta muy molesto y antiestético para quien lo sufre.

¿Qué hacer cuando nos vemos obligados a hacerle frente y los tratamientos caseros no funcionan? ¿Es necesario consultar con un especialista capilar? ¿Cuál es la forma más eficaz de luchar contra ella? Sigue leyendo, porque esto te va resolver (seguro) más de una duda.

 

¿Qué es y por qué aparece la caspa?

 

Cuando la velocidad de renovación de nuestra epidermis (la capa más superficial de nuestra piel) se ve alterada, la caspa hace acto de presencia en nuestro cuero cabelludo. Una epidermis sana suele renovarse por lo general cada 21 días. Pero si esta renovación se produce en menos tiempo (alrededor de unos 7 días), aparece el problema.

 

Y todo ello sucede porque las células de nuestra epidermis no cuentan con el tiempo suficiente para madurar. De esta forma terminan por desprenderse de forma irregular, provocando esas pequeñas partículas o escamas tan molestas que conocemos como caspa.

 

En la mayoría de los casos, la causa suele ser genética. Pero factores como el estrés, ciertos desequilibrios hormonales, cosméticos inadecuados, champús irritantes e incluso algunos medicamentos pueden llegar a favorecerla y provocarla.

 

Claves para evitar la caspa y tratarla

 

Como siempre insistimos, adelantarse al problema suele ser siempre la mejor idea. En este caso también. En Capilárea recomendamos a nuestros pacientes una serie de pautas y consejos para evitar la caspa o hacerla desaparecer si nos frecuenta cada cierto tiempo:

 

1.- Utiliza un champú de tratamiento adecuado. Es importante que cuente con principios activos como etoconazol, brea, ácido salicílico, piritionato de zinc o sulfuro de selenio. Todos ellos ayudan a frenar la descamación y a regular la epidermis.

 

2.- Presta atención al lavado de tu cabello. Cuando laves el pelo, intenta mantener el champú en tu cabeza entre 5 y 10 minutos, para que tenga el tiempo necesario para actuar sobre el cuero cabelludo. Tan importante como lavarlo bien es aclararlo correctamente para eliminar los restos de champú. Utiliza siempre abundante agua, mejor si es templada.

 

3.- Cuidado en el secado. Es necesario que regules la temperatura del secador. A más sequedad del cuero cabelludo, mayor posibilidad de caspa. Mejor opta por una temperatura mas baja y no abuses de él, sobre todo ti tienes tendencia a la caspa.

 

4.- Aliméntate bien. Es esencial que incorpores a tu dieta más alimentos ricos en zinc, como el salmón, las ostras, el chocolate negro, el ajo, la carne, el pavo, los cacahuetes, el cangrejo… En general, introduce mucha fruta y verdura, y evita excitantes como el té, café o azúcar.

 

5.- Todo bajo control. El estrés, el cansancio, no dormir las horas necesarias… No cuidarte puede no ser causa directa de caspa, pero sí acrecentar el problema hasta niveles más serios. Algunos estudios revelan que el estrés puede ser causa de caspa nerviosa.

 

 

Productos recomendados para evitar la caspa y combatirla

 

El primer paso para evitar la caspa es optar por un producto de calidad para la higiene de nuestro pelo, que no irrite más aún el cuero cabelludo. En Capilárea contamos con el Shampoo Regulador Epidérmico de la línea Tricology. Actúa sobre la irritación e inflamación en el cuero cabelludo al mismo tiempo que lo nutre e hidrata. El producto ha sido formulado con una mezcla de tensioactivos no agresivos ni irritantes que limpian el cabello y cuero cabelludo en profundidad, pero sin agredirlo ni resecarlo, mediante una abundante y cremosa espuma.

 

Además del champú, también es conveniente (para una limpieza más profunda) aplicar entre 1 y 3 veces por semana un exfoliante capilar, que actúa directamente en la epidermis favoreciendo la eliminación de células muertas y el exceso de grasa, así como las placas de escamas engrosadas y llevándose toda la suciedad acumulada (que, aunque nosotros no lo notemos, está).

 

Por supuesto, no debemos olvidar el último paso: la hidratación del cuero cabelludo. Para ello, es importante elegir una mascarilla suave (usarla al menos 1 vez por semana), que actúe directamente en el tallo capilar aportando nutrición, hidratación, brillo, suavidad y vitalidad.

 

Por supuesto, si el problema no desaparece con estos consejos, se debe SIEMPRE acudir a un profesional capilar que pueda evaluar el caso y decidir el tratamiento más recomendable. Un tratamiento a base de ácido salicílico, por ejemplo, puede servir de ayuda en los casos de caspa más severos, y llegar a eliminar hasta el 90%.

 

Si es tu caso, has probado de todo y necesitas asesoramiento profesional, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Recuerda: consulta y diagnóstico gratuitos 😉